La célula vía Zoom: instrucciones de uso

1. ¡Enciende tu cámara!

La Célula Gaiayoga es una reunión de almas que cantan para instalar la frecuencia de la paz en sus seres y en la Tierra. Podrías pensar que las almas no necesitan verse… ¡y sin embargo es importante!

Recuerde: el contacto visual durante el canto es un aspecto esencial del trabajo en las reuniones cara a cara.

Cuando haces el esfuerzo de acoger la energía que fluye a través de los ojos, con toda sencillez, sin personalizar, sin querer dar ni tomar nada, te permite purificar tu ego y, al mismo tiempo, la faceta del cristal central a la que estás conectado, y de la que eres responsable.

La acumulación de estos esfuerzos de conciencia nos ayuda a alcanzar -individual y colectivamente- la « nota » adecuada, la frecuencia que permite al cristal central de la Célula descender a la Tierra (para más información, consulte esta página).

Durante las Células Zoom, ofrecer nuestros rostros es otra forma de participar activamente, sin esconderse, de no ser sólo un espectador.

Ver al otro también hace que los humanos seamos felices, y nos ayuda a ser conscientes del vínculo que nos une en la otra dimensión.

Si tu conexión a Internet no es lo suficientemente buena, mantén la cámara encendida al menos al principio y cuando compartes o ofreces una canción.

Artículo anterior: 0. Zoom, sí, ¡pero no de cualquier manera!
Artículo siguiente: 2. ¿Qué cantamos?