Testimonio de Costa Rica 

Maya comparte con nosotros cómo la conciencia de la Unidad se encarna cada vez más en su vida.

La consciencia de la unidad ha entrado en las fibras de mi ser, siento la frecuencia que invade mis células cuando vivo en ella.

Durante este año, he sentido fortaleza en la unión del grupo Alao Saya, los encuentros online han cambiado de ser un día donde « la maestra nos enseña » y se han convertido en el encuentro de familia, siento que hay mas apertura y presencia de las almas y también mas complicidad entre todos, sonrisas, confianza y amor

Además de encontrarnos los días Alao Saya y el curso Alao Saya, hemos usado la tecnología y tenemos un chat en WhatsApp, participamos varios de Costa Rica, España, Italia.

A través de allí nos recordamos de la unidad, de respirarnos, compartimos las actividades que cada uno hace y nos apoyamos mutuamente, España esta participando en células de Costa Rica y Costa Rica esta participando en células de España y juntos respiramos las células de Italia.

Mi sentir es que hay un cristal instalado en medio del oceano atlántico que se activa, gira, se transforma, cambia e irradia al Ser Tierra, nuestra acción ha aumentado y es imparable.

Mi semana esta llena de momentos que me llevan a enraizar mi presencia y siento el impulso que recibo en mi proceso de integración personal:

  • los lunes esta la célula de Manolo en España
  • los martes la célula de Playa Chiquita con Eva
  • los miércoles la célula de Canadá
  • los jueves pasa algo muy  importante, hay tres células seguidas, empieza Italia con Sonia, sigue España con Danae y la ultima es conmigo en Playa Chiquita.

Vengo sintiendo en las últimas semanas que con esa tercera célula hay un trabajo que resume todo y potencia el giro de ese cristal que hay sobre el atlántico, la canalización de luz es cada vez mas intensa y por decirlo de alguna manera, mas real, mas palpable, tengo mayor consciencia de la energía que reciben mis células y de darme el tiempo de integración.

Percibo que no soy la misma, observo mas profundamente mis comportamientos y elijo mas rápido actuar desde la identificación con mi esencia saliendo de viejas maneras que ahora veo se repetían continuamente. La sensación que me habita es liberación, compasión, humildad y gratitud.

Y una noticia mas, me he animado a compartir con los adultos el trabajo que he venido realizando tantos años con los niños, sentí el llamado a dar manos, a quienes me guían y a quienes me rodean, he iniciado talleres sobre el VEM y la frecuencia del corazón, primero con las familias de los niños de mi escuela, con lo cual el grupo se ha fortalecido.

Y luego, aprovechando el Zoom, también he empezado talleres virtuales, donde participan compañeros de Alao de España, y otras almas nuevas, estamos encontrándonos una vez al mes.

Juntos experimentamos la potencia de la presencia, Yo practico el abandono a la consciencia de la unidad y la escucha consciente.

Gracias por el camino que han recorrido, por perseverar y por dar la mano

Ojja
Maya

Dicembre de 2021